Skip Navigation
Resource

Retrato de la distribución de distritos en 2021: Georgia

Cómo la población del estado ha cambiado desde la última vez que los mapas fueron trazados – y lo que significan esos cambios en este ciclo de distribución de distritos.

Published: October 8, 2021
Map of Georgia
Brennan Center for Justice

Por Yurij Rudensky y Gabri­ella Limón 

Se prevé que la legis­latura de Geor­gia apruebe sus nuevos mapas de distri­tos legis­lat­ivos estatales y congre­suales en una sesión espe­cial que comi­enza el 3 de noviembre. El objet­ivo de este proceso consiste en refle­jar los cambios pobla­cionales que han tenido lugar durante los últi­mos diez años según los datos del censo de 2020, que se publi­caron hace muy poco. En Geor­gia, esos cambios han sido signi­fic­at­ivos: su pobla­ción creció un 10.5 por ciento y pasó de tener 9,687,653 habit­antes a tener 10,711,908 entre 2010 y 2020.

Al igual que en 2011, la última vez en que se traz­aron distri­tos, el partido repub­licano tiene el control abso­luto sobre el proceso. Pero desde entonces, el panor­ama jurídico ha empe­or­ado. Debido a un dicta­men de 2013 de la Corte Suprema de los Esta­dos Unidos que elim­inó una disposi­ción esen­cial de la Ley de Derecho al Voto, Geor­gia ya no tendrá que presentar sus mapas ante el Departa­mento de Justi­cia de la nación ni ante un tribunal federal de Wash­ing­ton, DC, para que garanti­cen la no discrim­inación racial. Será la primera vez en sesenta años que Geor­gia no neces­it­ará una aproba­ción previa para apli­car sus mapas. Además, en un dicta­men de 2019, la Corte Suprema también descartó la posib­il­idad de que los tribunales federales puedan servir de palanca de freno a la manipu­la­ción partidista de distri­tos, por descarada o extrema que sea.

Por lo tanto, los 180 distri­tos para la Cámara de Repres­ent­antes de Geor­gia, los 56 distri­tos para el Senado de Geor­gia y los 14 distri­tos de Geor­gia para el Congreso se están trazando bajo el control exclus­ivo del partido repub­licano, sin salva­guar­das funda­mentales que prote­jan de cualquier discrim­inación racial o abuso partidista. Este análisis resume las prin­cip­ales tend­en­cias pobla­cionales de Geor­gia de la última década, tanto a nivel estatal como en el área metro­pol­it­ana de Atlanta, y exam­ina los efec­tos que esos cambios pueden tener sobre la distribu­ción de distri­tos.

Prin­cip­ales datos para tener en cuenta:

  • La pobla­ción geor­gi­ana latina, negra, asiát­ica y multir­ra­cial, en su conjunto, es respons­able por todo el creci­mi­ento pobla­cional de Geor­gia entre 2010 y 2020. La pobla­ción blanca se redujo tanto en compara­ción con los demás grupos como en térmi­nos abso­lutos durante la última década.
  • El 51 por ciento del creci­mi­ento pobla­cional del estado se concentra en cinco conda­dos del área metro­pol­it­ana de Atlanta: Gwin­nett, Fulton, Cobb, Forsyth y DeKalb. La expansión pobla­cional de estos conda­dos superó la de todos los demás y ahora deber­ían ver un aumento en su repres­enta­ción, por ejem­plo, deber­ían obtener tres distri­tos más para la Cámara de Repres­ent­antes del estado.
  • En los últi­mos años, el rápido creci­mi­ento de las comunid­ades no blan­cas ha influ­en­ciado en la polít­ica de las áreas suburb­anas de Atlanta, ya que varias coali­ciones multir­ra­ciales han presion­ado y logrado obtener cada vez más poder político. Dado que las áreas suburb­anas de Atlanta prob­able­mente se convier­tan en uno de los campos de batalla clave durante este ciclo de distribu­ción de distri­tos en Geor­gia, el tema cent­ral que queda por verse es si la legis­latura intentará socavar estos triun­fos y si se negará a crear nuevas opor­tunid­ades elect­or­ales.

Análisis estatal

Geor­gia sumó más de 1 millón de nuevos resid­entes entre 2010 y 2020. Si bien varios conda­dos del llamado Cinturón Negro de Geor­gia y otras comunid­ades rurales obser­varon una leve dismi­nu­ción en sus pobla­ciones durante los últi­mos diez años, la pobla­ción del resto del estado creció verti­ginosamente y Geor­gia se posi­cionó cuarto entre todos los esta­dos que tuvi­eron el mayor creci­mi­ento pobla­cional total. De acuerdo con los datos de 2019, aprox­im­a­da­mente la mitad de este aumento se debió a un creci­mi­ento natural y la otra mitad, a la inmigra­ción inter­nacional y a la migra­ción interna.

Este import­ante incre­mento pobla­cional no se distribuyó con unifor­midad en todo el estado ni entre todos los grupos raciales. De hecho, la pobla­ción blanca de Geor­gia se redujo en la última década, tanto en térmi­nos abso­lutos como relat­ivos. En 2020, hay 51,764 menos resid­entes blan­cos que los que había en 2010. Esta dismi­nu­ción de la pobla­ción blanca pone de relieve el incre­mento de las pobla­ciones negras, lati­nas, asiát­icas y multir­ra­ciales: estas comunid­ades son respons­ables del 100 por ciento del creci­mi­ento pobla­cional del estado. En térmi­nos abso­lutos, las pobla­ciones negras y lati­nas de Geor­gia fueron las que más creci­eron: suma­ron 367,319 y 269,768 perso­nas, respectiva­mente. La pobla­ción asiát­ica agregó a 163,988 perso­nas con un porcentaje de creci­mi­ento del 53 por ciento desde 2010, la tasa más alta entre los distin­tos grupos raciales. Estas tend­en­cias demo­gráficas siguen aplicán­dose cuando se consid­era la pobla­ción ciudadana en edad de votar, que se suele util­izar en el proceso de distribu­ción de distri­tos como la vari­able altern­ativa para calcu­lar la cantidad de votantes elegibles.

Dado que la expansión pobla­cional del estado se concentra en cier­tos bolsil­los geográfi­cos, prin­cip­al­mente en regiones urbanas y suburb­anas, el número de distri­tos que les corres­ponde a estas áreas debería aumentar. De hecho, durante la última década, las pobla­ciones de muchos conda­dos rurales se redujeron o se mantuvi­eron estables. En tanto, las regiones alrededor del área metro­pol­it­ana de Augusta y Savan­nah tuvi­eron aumentos consid­er­ables, y la pobla­ción del área metro­pol­it­ana de Atlanta regis­tró un creci­mi­ento astronómico.

Los conda­dos de Fulton, Gwin­nett, Cobb, Forsyth y Dekalb, todas comunid­ades de rápida diver­sific­a­ción que compren­den la ciudad de Atlanta y algunos de sus subur­bios, suma­ron un total de 524,202 perso­nas, o, dicho de otro modo, apor­taron poco más de la mitad del aumento pobla­cional total del estado de 2010 a 2020. Según los cálcu­los, estos conda­dos de rápido creci­mi­ento en la zona metro­pol­it­ana de Atlanta deber­ían obtener, de las regiones de Geor­gia que se redujeron o estan­caron, tres distri­tos más para la Cámara de Repres­ent­antes del estado y aprox­im­a­da­mente dos tercios de un distrito más para el Congreso. Resta por verse si la legis­latura estatal aument­ará real­mente la repres­enta­ción que les corres­pon­dería a Atlanta y a sus subur­bios o util­iz­ará las pobla­ciones de otras partes del estado para minim­izar la influ­en­cia polít­ica de las urbes.

Análisis regional

Concentrarnos en los conda­dos del área metro­pol­it­ana de Atlanta echa mejor luz sobre las tend­en­cias obser­va­das en todo el estado. Como era de esper­arse, las comunid­ades negras, lati­nas y asiát­icas son respons­ables de la mayor parte del creci­mi­ento pobla­cional en la región más pujante del estado, donde viven casi 4 de cada 10 geor­gi­anos. El siguiente mapa, que muestra el cambio en el porcentaje no blanco de la pobla­ción por sección del censo de 2010 a 2020, revela cómo este creci­mi­ento ha trans­for­m­ado algunos de los subur­bios de Atlanta que pasaron de tener una predom­in­an­cia blanca a una plur­al­idad multir­ra­cial.

Porcentaje de personas no blancas en el área metropolitana de Atlanta, 2010–⁠20

Muchas de estas regiones se cono­ci­eron alguna vez como el destino del “éxodo” de las comunid­ades blan­cas durante la última parte del siglo veinte. Hoy en día, muchas tienen plur­al­id­ades étnicas y raciales. En gran medida, esto se debe a una migra­ción interna consid­er­able desde otras ciudades de los Esta­dos Unidos, como Nueva York, Miami y Chicago. Muchas de las perso­nas que se mudan al área metro­pol­it­ana de Atlanta son jóvenes profe­sionales negros, parte de una Gran Migra­ción inversa en la que muchísi­mas perso­nas negras vuelven al Sur un siglo después de que millones de sus ances­tros se hubi­eran escapado de la segrega­ción impulsada por las leyes Jim Crow en busca de opor­tunid­ades en otras partes del país.

La inmigra­ción inter­nacional también ha sido un gran motor del creci­mi­ento de la región de Atlanta desde 2010. En los conda­dos de Cobb, DeKalb, Forsyth, Fulton y Gwin­nett, viven prósperas comunid­ades de inmigrantes. En el condado de Gwin­nett, por ejem­plo, un cuarto de sus resid­entes nació en otro país, de los cuales casi el 20 por ciento inmigró a los Esta­dos Unidos durante la última década. La local­idad de Clark­ston, en el condado DeKalb, se la ha llamado la nueva Isla Ellis del Sur, “una de las comunid­ades de inmigrantes más prósperas del mundo”. Estos patrones migratorios han contribuido al creci­mi­ento de las pobla­ciones negras, lati­nas, asiát­icas y multir­ra­ciales del área metro­pol­it­ana de Atlanta.

Estos cambios demo­gráfi­cos han tenido verdaderas consecuen­cias polít­icas. Los demócratas Joe Biden, Raphael Warnock y Jon Ossoff ganaron contien­das reñi­das en este estado durante las elec­ciones de 2020, prin­cip­al­mente gracias a sus triun­fos entre los votantes del área suburb­ana de Atlanta, que cada vez es más racial­mente diversa. Sin embargo, lo que a veces se pasa por alto son los cambios ocur­ridos a nivel estatal y local. Desde 2018, tres conda­dos suburb­anos eligi­eron a su primer sher­iff negro, y el elect­o­r­ado del condado de Gwin­nett eligió a su primera senadora asiát­ica del estado, junto con otras 20 mujeres negras que hoy ocupan cargos estatales, regionales y muni­cip­ales. Clara­mente los votantes no blan­cos y las nuevas coali­ciones multir­ra­ciales se están convir­tiendo en una fuerza polít­ica cada vez más efectiva.

Al mismo tiempo, este mayor poder político podría recibir un contraataque. Es casi seguro que, en virtud de la Ley de Derecho al Voto, se intente impug­nar cualquier plan de distribu­ción de distri­tos que no permita crear más opor­tunid­ades elect­or­ales para sus votantes no blan­cos o que incluso desman­tele distri­tos donde han triun­fado los votantes no blan­cos. Pero queda por verse si estas impug­naciones surtirán efecto, dadas las inter­preta­ciones cada vez más restrictivas que la Corte Suprema ha estado real­iz­ando de las leyes elect­or­ales y su tend­en­cia a permitir la manipu­la­ción partidista de distri­tos.

Conclusión

La pobla­ción de Geor­gia ha exper­i­mentado una profunda evolu­ción durante la última década. Que este nuevo ciclo de distribu­ción de distri­tos refleje o no la rápida expansión pobla­cional y su diver­sific­a­ción, en espe­cial en los subur­bios del área metro­pol­it­ana de Atlanta, será clave para expli­car el panor­ama elect­oral de Geor­gia.