Skip Navigation
Recurso

Perfil estatal de la distribución de distritos en 2021: Texas

Cómo la población del estado ha cambiado desde la última vez que los mapas fueron trazados – y lo que significan esos cambios en este ciclo de distribución de distritos.

Publicado: Octubre 8, 2021
Ver la serie entera La redistribución de distritos y los cambios demográficos en estados claves

La legislatura de Texas ha convocado a una sesión especial para aprobar sus nuevos mapas de distritos legislativos estatales y congresuales. El objetivo de este proceso consiste en reflejar los cambios poblacionales que han tenido lugar durante los últimos diez años según los datos del censo de 2020, que se publicaron hace muy poco. En Texas, esos cambios han sido significativos: su población creció un 13.7 por ciento y pasó de tener 25,145,561 habitantes a tener 29,145,505 habitantes entre 2010 y 2020. 

Al igual que en 2011, la última vez en que se trazaron distritos, el partido republicano tiene el control absoluto sobre el proceso. Pero desde entonces, el panorama jurídico ha empeorado. Debido a un dictamen de 2013 de la Corte Suprema de los Estados Unidos que eliminó una disposición esencial de la Ley de Derecho al Voto, por primera vez en sesenta años Texas ya no tendrá que obtener la aprobación previa del Departamento de Justicia de la nación ni de un tribunal federal de Washington, DC para garantizar que sus mapas no discriminen por raza. Además, en un dictamen de 2019, la Corte Suprema también descartó la posibilidad de que los tribunales federales puedan servir de palanca de freno a la manipulación partidista de distritos, por descarada o extrema que sea.

Por lo tanto, los 150 distritos para la Cámara de Representantes de Texas, los 31 distritos para el Senado de Texas y los 38 distritos de Texas para el Congreso se trazarán bajo el control exclusivo del partido republicano, sin salvaguardas fundamentales que protejan de cualquier discriminación racial o abuso partidista. Este análisis resume las principales tendencias poblacionales de Texas de la última década, tanto a nivel estatal como en las principales regiones urbanas, y examina los efectos que esos cambios pueden tener sobre la distribución de distritos. 

Principales datos para tener en cuenta:

  • El 95 por ciento de las 3,999,944 personas que se sumaron a la población de Texas entre 2010 y 2020 son personas no blancas o que se describen como multirraciales.
  • La población latina estuvo a tan solo medio punto porcentual de sobrepasar a la población blanca como el grupo demográfico más grande de Texas, al haber añadido el astronómico número de 1,980,796 personas en estos diez años.
  • El 86 por ciento del crecimiento de la población de Texas se produjo en las tres principales áreas metropolitanas y sus alrededores, Dallas-Fort Worth Metroplex, Houston y Austin-San Antonio. Estas ciudades y sus regiones suburbanas de rápida expansión superaron ampliamente los incrementos poblacionales del resto de Texas y, entre las tres, ahora deberían agregar cuatro distritos más para la Cámara de Representantes del estado y dos distritos más para el Congreso.
  • De los 20 condados de mayor crecimiento, 13 son condados suburbanos donde la población blanca disminuyó hasta un 16 por ciento durante la última década. En los últimos años, los votantes no blancos de estos suburbios demostraron una mayor capacidad de influir en los resultados de las elecciones. Lo que queda por verse durante la distribución de distritos en Texas es si este crecimiento se traducirá en más oportunidades electorales para las comunidades no blancas o si, en cambio, el “establishment” político diluirá la creciente influencia política de estas comunidades.

Análisis estatal

Texas incorporó casi 4 millones de residentes nuevos de 2010 a 2020 y se convirtió, por mucha diferencia, en el estado de mayor crecimiento de la última década. De acuerdo con las cifras de 2019, aproximadamente la mitad de este aumento se lo atribuye al crecimiento natural de la población y la otra mitad, a la inmigración internacional y la migración interna. Hasta 2019, California, Florida y Georgia fueron los principales estados de donde provino la mayoría de los nuevos habitantes de Texas, donde se calcula que durante solo ese año se radicaron más de 350,000 personas de otros estados.

Este importante crecimiento poblacional no se distribuyó con uniformidad entre los distintos grupos étnico-raciales. Solamente la comunidad latina fue responsable por el 50 por ciento de todo el crecimiento de la población de Texas de los últimos diez años: se sumaron casi 2 millones de personas y por tan solo medio punto porcentual casi se convierte en el grupo étnico más grande del estado. Las poblaciones negras y asiáticas también aportaron más de medio millón de personas cada una. Ocurre todo lo opuesto con el crecimiento moderado de la población blanca de Texas, que agregó tan solo 187,252 personas en la última década, a pesar de ser el grupo demográfico más grande del estado.